Más Nutridos

Artículos de interés

Febrero 2019

Artículo que evalúa el mayor riesgo de malnutrición en niños con enfermedades crónicas de base empleando dos métodos de cribado en población pediátrica, además de valoración antropométrica.

Se evaluaron 1513 pacientes en edad pediátrica ingresados en 37 hospitales de Turquía mediante las herramientas Screening Tool Risk on Nutritional Status and Growth (STRONGkids) y Pediatric Yorkhill Malnutrition Score (PYMS), y se calcularon los Z-scores de altura para la edad, peso para la edad, peso para la altura e Índice de Masa Corporal (IMC). Al ingreso hospitalario, 9.5% tenía IMC < -2SD para la edad y 11.2% peso para la talla < -2SD para la edad. Los pacientes con alto riesgo de malnutrición en STRONGkids tenían una enfermedad crónica de base en el 91% de los casos, 47% en el caso de riesgo medio y 45% en caso de riesgo bajo; en el caso de PYMS fueron 75%, 55% y 44%, respectivamente. Los autores concluyen que emplear medidas antropométricas además de métodos de cribado de malnutrición evita que pasen desapercibidos algunos pacientes con riesgo de malnutrición.

Estudio realizado por nuestros compañeros de Valladolid que demuestra que el trabajo coordinado multidisciplinar puede ser de utilidad para el estado nutricional de los pacientes con ELA.

Se realizó valoración antropométrica y Valoración Global Subjetiva en 43 pacientes con ELA. Se compararon los resultados en un grupo control, compuesto por los pacientes que fueron remitidos antes de la implantación del protocolo multidisciplinar de intervención en estos pacientes y el grupo de protocolo compuesto por los pacientes remitidos después de la implantación del mismo. Los pacientes del grupo de protocolo (vs control) tenían menos retraso en la valoración inicial por Nutrición (2 vs 12 meses desde el diagnóstico) y su estado nutricional estaba menos deteriorado (malnutrición grave en 22.5% vs 60%). Los autores concluyen que la implementación de un protocolo multidisciplinar para la atención de los pacientes con ELA previene de la existencia de malnutrición al inicio de la intervención nutricional.

Meta-análisis que evalúa factores de riesgo de malnutrición en pacientes con ictus.

Se revisaron 29 estudios observacionales incluyendo un total de 8838 participantes y se estudiaron 13 factores de riesgo relacionados con la malnutrición, identificándose mayor riesgo de malnutrición en los pacientes con ictus que al ingreso hospitalario tenían ictus previo (OR=3.04), disfagia (OR=2.60), diabetes mellitus (OR=1.79), nutrición enteral por sonda (OR=5.43) y disminución del nivel de consciencia (OR=2.82); los autores indican que se debe reevaluar otros factores como consumo de alcohol, hipertensión arterial, sexo masculino, depresión, neumonía e infección.

Se estudiaron 74 pacientes sometidos a duodenopancreatectomía (DP), 37 en el grupo control y 37 en el grupo ERAS. El objetivo primario del estudio fue la estancia hospitalaria postoperatoria y los objetivos secundarios las complicaciones postoperatorias, la calidad de vida postoperatoria, los reingresos y el coste. El grupo ERAS tuvo menor estancia media postoperatoria (20.1 ± 5.4 vs 26.9 ± 13.5 días, P < 0.001), menos complicaciones (32.4% vs 56.8%, P = 0.034)  y reingresos (0% vs 8.1%, P = 0.038). La calidad de vida (QoR-40) también fue mejor en el grupo ERAS (184 ± 12.4 vs 177 ± 14.5, P = 0.022) y el coste fue menor pero no estadísticamente significativo ($25,445 ± 5065 vs $28,384 ± 9999, P = 0.085).

El estudio supone un refuerzo más para la implantación de los protocolos ERAS / RICA en distintos tipos de cirugía programada, en este caso, pancreática.

Estudio prospectivo observacional que incluyó 334 pacientes con cáncer en tratamiento paliativo y evaluó sarcopenia mediante el área muscular del brazo, circunferencia de la pantorrilla y la masa muscular esquelética apendicular ajustada por la altura [mid-upper arm muscle area (MUAMA), calf circumference (CC), appendicular skeletal muscle mass (ASMI)], la fuerza mediante dinamometría y la supervivencia a 90 días. La prevalencia de sarcopenia varió del 27% al 65%, según el método empleado pero independientemente del método existía más malnutrición entre los pacientes sarcopénicos. La supervivencia fue menor entre los pacientes sarcopénicos, independientemente del método empleado: MUAMA (43 vs 67 días, p<0.001), CC (44 vs 77 días, p<0.001) y ASMI (48 vs 75 días, p<0.001), siendo la circunferencia de la pantorrilla el mejor de los métodos evaluados pare predecir la supervivencia.

El estudio refuerza la importancia de la malnutrición y la sarcopenia en los pacientes con cáncer ya sea como consecuencia del mismo o como causa de mortalidad.

Enero 2019

Estudio de prevalencia de desnutrición basado en las encuestas del Nutrition Day de ESPEN entre 2009 y 2015. Se incluyen 9959 pacientes adultos de 601 plantas de hospitalización. La prevalencia de riesgo de desnutrición valorada mediante puntuación ≥2 en MST fue de 32,7%. En el Nutrition Day, 32,1% de los pacientes comieron menos de un cuarto de su menú diario. LA HR de mortalidad hospitalaria fue para estos pacientes que comieron menos de un cuarto de 3.24 (95% CI: [1.73, 6.07]; P < 0.001) comparados con los que consumían 100% y se incrementó a 5.99 (95% CI: [3.03, 11.84]; P < 0.0001) para lo que no comieron nada. 

Excelente revisión, con acceso libre, sobre la fisiopatología de la enfermedad crítica y el impacto del tratamiento nutricional. La enfermedad crítica supone un estado hipercatabólico y la ausencia de una adecuada intervención nutricional puede conllevar un peor pronóstico clínico. La identificación de pacientes con riesgo nutricional es clave y conocer las alteraciones metabólicas en la enfermedad crítica permite desarrollar e implementar un plan nutricional adecuado en estos pacientes.

Revisión con acceso libre sobre las alteraciones en motilidad gastrointestinal que se producen en los pacientes críticos. El artículo hace un repaso sobre la fisiopatología y también sobre las opciones de tratamiento farmacológico.

Cada vez está más clara la importancia de la pérdida de masa muscular en la enfermedad crítica como determinante de mal pronóstico. Esta revisión repasa las técnicas de valoración de composición corporal en estos pacientes, como impedancia bioeléctrica, ecografía y TAC, evaluando las ventajas e inconvenientes de cada una.

La detección de desnutrición en paciente crítico es importante para una correcta intervención nutricional. Esta revisión revisa la literatura para hacer recomendaciones sobre cribado y valoración nutricional en estos pacientes. Los autores sugieren el empleo de (modified) Nutrition Risk in the CriticallyIll (mNUTRIC) y de la valoración global subjetiva, junto con otros criterios clínicos que valoren función gastrointestinal, riesgo de aspiración, sarcopenia y fragilidad o riesgo de síndrome de realimentación.

Estudio longitudinal prospectivo de 67 pacientes consecutivos tras un ictus moderado-severo, con el objetivo de determinar los cambios en composición corporal y su asociación con pronóstico funcional. Se valoró composición corporal mediante absorciometría dual de rayos X (DEXA) en el momento agudo (4 ± 2 días) y a los 12 meses. Se definió caquexia de acuerdo a la definición de consenso como pérdida de peso ≥5% y datos clínicos adicionales. Se consideró pérdida de masa magra cuando la suma de masa magra de las 4 extremidades en relación con la talla al cuadrado (kg/m2 ) fue ≤5.45 kg/m2 para mujer y ≤7.25 kg/m2 para varón.
Al año, un 63% de los pacientes mantuvieron su peso o ganaron,un 16% tuvieron una pérdida moderada y un 21% presentaron caquexia. En los pacientes con caquexia se observó una reducción de 19% de masa grasa y 6,5% de masa magra. Tras ajustar por factores de confusión, la pérdidad de masa magra se asoció de forma significativa con peor desempeño físico a 12 meses, considerado como índice de Barthel

Nueva guía de práctica clínica de American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (ASPEN) que describe las mejores prácticas en la selección y cuidados de los accesos venosos centrales para nutrición parenteral domiciliaria en adultos. Tras una búsqueda sistemática, se encontraron 564 citaciones de las que 13 estudios contestaban a las preguntas clínicas planteadas. El nivel de evidencia y grado de recomendación se valoraron mediante los criterios  Grading of Recommendations, Assessment, Development and Evaluation (GRADE). Los estudios encontrados fueron limitados por lo que muchas recomendaciones se basaron en opiniones de expertos.

Los autores plantean el escaso conocimiento que existe sobre los aportes nutricionales en los pacientes críticos en la fase posterior a la UCI. Para ello, como subestudio de un RCT realizado en pacientes críticos, realizan un seguimiento posterior al alta de UCI durante el resto de hospitalización de 32 pacientes. El modo predominante de nutrición en estos pacientes fue oral solo (55%) o en combinación con nutrición enteral (42%). La mediana (rango intercuartil) de aporte calórico y proteico fue 1238 [869-1813] kcal y 60 [35-89.5] g. En los 12 pacientes (37,5%) en lo que se realizó calorimetría se evidenció un déficit energético de -95  kcal/d, con un amplio tango intercuartil [-1050 to 347]. 

Estudio retrospectivo de cortes de TC a nivel de tercera vértebra lumbar de  potenciales donantes de riñón que se utilizaron como controles sanos de raza caucásica con el objetivo de establecer percentiles de indice y area muscular esqueléticos según edad y sexo. Se incluyeron 420 individuos.

La prestigiosa revista Lancet ha decidido que 2019 sea su año de la nutrición y comienza con la publicación del informe sobre dietas saludables y alimentación sostenible de la Comisión EAT-Lancet el 19 de enero y del informe de la Comisión “The Global Syndemic of Obesity, Undernutrition, and Climate Change” el 27 de enero. A lo largo del año publicará otros artículos relacionados con el tema.

Diciembre 2018

Estudio descriptivo que trata de determinar la prevalencia de la DRE (definida como NRS 2002 ≥ 3) utilizando un método analítico (FILNUT). Una puntuación en FILNUT ≥ 3 mostró unos valores de sensibilidad y valor predictivo positivo del 82,3 y 72,3%, respectivamente. La prevalencia estimada de DRE ascendió al 21,4%.

Los autores comunican más datos del estudio NOURISH (Nutrition effect On Unplanned ReadmIssions and Survival in Hospitalized patients), ya publicado en 2016 (Deutz el al. Clin Nutr. 2016 Feb;35(1):18-26. doi: 10.1016/j.clnu.2015.12.010. ). En un subgrupo de pacientes del studio NOURISH, se realizaron registros dietéticos de 24 horas para valorar la ingesta posthospitalización en presencia o no se suplementación nutricional. Menos de la mitad de los pacientes cubrieron sus requerimientos de energía (30 Kcal/kg) y proteínas (1,2 g/kg) a partir de la dieta oral. La ingesta de alimentos no se vió disminuida en los pacientes que tomaban suplemento oral respecto a placebo. Considerando los aportes tanto de alimentos como de la suplementación, 50% y 71% de los pacientes que tomaban suplementos cubrieron sus requerimientos de energía y proteínas respectivamente, frente a 29 y 36% en el grupo placebo. Por lo tanto, el consumo de suplementos aumentó la ingesta de nutrientes sin disminuir la ingesta de alimentos.

Posicionamiento de expertos de ESPEN sobre la hepatopatía asociada a fallo intestinal, referido al diagnóstico y al abordaje tanto preventivo como terapéutico.

Un grupo de expertos de ESPEN establecen recomendaciones sobre fallo intestinal en adultos, tras una reunión realizada en octubre de 2017. 

Revisión sistemática sobre suplementación oral y ejercicio en ancianos con desnutrición. Se incluyeron 11 estudios, con 1459 participantes. Los autores concluyen que combinar ejercicio con la suplementación nutricional puede proporcionar mejoras adicionales en fuerza muscular pero no tiene ventajas respecto a suplementación sola en función física, situación nutricional o morbilidad. 

Como parte del estudio the MACRo (Malnutrition in the Ageing Community Review), los autores tratan de determinar la validez y fiabilidad de herramientas de valoración nutricional en pacientes ancianos. Una revisión sistemática encontró ocho estudios valorables que evaluaron la validez de Mini Nutritional Assessment (MNA) and Subjective Global Assessment (SGA). Sin embargo, la calidad de la evidencia fue baja, por  lo que los autores concluyen que no existe suficiente evidencia para recomendar una herramienta de valoración en particular y se necesita más investigación en este campo.

El objetivo de este artículo es actualizar una guía previa sobre modificación de textura en el manejo de la disfagia orofaringea. Se realizó una revisión sistemática de la literatura, una valoración de la calidad de la evidencia mediante el sistema GRADE y unas recomendaciones clínicas basadas en la evidencia, incluyendo valoración de la relación riesgo/beneficio y las preferencias del paciente. La conclusión es que solo es posible una recomendación débil contra el uso de líquidos espesados y las modificaciones de la textura de  alimentos solo pueden considerarse buena práctica. 

Se ha demostrado que la calidad de la proteína (contenido y perfil de aminoácidos esenciales) tiene un papel determinante en la estimulación de la síntesis proteica cuando se consume proteína únicamente. En el contexto de una comida mixta, este estudio demuestra que la calidad proteica afecta al balance nitrogenado por su efecto en degradación proteica.

Papel introductorio del Proyecto europeo My New Gut que repasa el papel de los patrones dietéticos y componentes de los alimentos en la salud metabólica y mental en relación con mecanismos mediados por la microbiota.

Noviembre 2018

Actualización de las guías de actuación nutricional en pacientes críticos publicadas por útima vez en 2009 por la ESPEN. Incorpora toda la evidencia disponible para identificar a los pacientes en mayor riesgo nutricional , cuál es la mejor herramienta para la valoración nutricional, elección de vía de acceso y cómo adaptar la nutrición según la severidad de la enfermedad y el número de comorbilidades presentes. Nos ilustra sobre la mejor estimación de energía a aportar así como la composición en macronutrientes de las fórmulas. También actualiza sobre el uso de nutrientes específicos como la glutamina, los ácidos grasos omega 3 y la vitamina D. La presencia de disfagia , fragilidad, obesidad, antecedente de cirugía y otras muchas comorbilidades hacen de los pacientes críticos un grupo muy heterogéneo , estas guías intentan incorporar estas  variables para mejorar su abordaje nutricional.

El Clinical Nutrition de Diciembre es un monográfico sobre la Nutrición Parenteral en pacientes pediátricos. Documento de consenso fruto del trabajo conjunto de 3 sociedades europeas (European Society of Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition, European Society of Parenteral and Enteral Nutrition y European Society of Paediatric Research) y una china (Chinese Society of Parenteral and Enteral Nutrition). El documento, que está dividido en diferentes artículos y aporta información actualizada y recomendaciones para el manejo de la nutrición parenteral en  pacientes pediátricos en todas la franjas de edad desde prematuros hasta adolescentes.  Encontramos información sobre los requerimientos y forma de aportar energía, lípidos, carbohidratos, aminoácidos, hierro, minerales, vitaminas, electrolitos y fluidos. Tambíen se abordan aspectos organizativos,  y consideraciones para la prevención y manejo de complicaciones como las infecciones asociadas al uso de catéteres centrales.

La prevalencia del Síndrome del Intestino Irritable está aumentando exponencialmente por lo que es preciso el unificar criterios de actuación dietética para evitar dietas radicales de exclusión.  Varias sociedades se han reunido y unificado criterios  (Sociedad Española de Patología Digestiva [SEPD], FEAD, Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo [SENPE], FESNAD, Sociedad Española de Nutrición [SEÑ], Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición [SEEN], Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica [SEGHNP], Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación [SEDCA] y Asociación de Enfermeras en Nutrición y Dietética [ADENYD]) elaborando este documento de consenso con recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para aplicar en pacientes con esta problématica.

Estudio prosprectivo español realizado en 230 pacientes en tratamiento Radioterápico por diferentes neoplasias. Se compararon los hallazgos de cribado nutricional  pre-tratamiento con MST, MUST y NRS-2002 con cambios en composición corporal durante el tratamiento. La valoración con la herramienta MST identificó mejor a los pacientes más susceptibles de sufrir mayores pérdidas de masa magra. La pérdida de masa magra contribuye a la aparición de caquexia. El estudio nos revela la necesidad de aplicar estrategias de valoración nutricional en pacientes de alto riesgo y de afinar en el diagnóstico nutricional con medidas de composición corporal.

Puesta al día de los datos resgistrados durante el años 2017 del grupo NADYA-SENPE (grupo de Nutrición Artificial Domiciliaria y Ambulatoria). Son 308 pacientes que recibieron este tipo de terapia durante el año 2017. A destacar el aumento progresivo en el número de pacientes y el número de centros que registran los episodios. Aumentan las prescripiciones en pacientes con patología oncólogica paliativa y a pesar de que los catéteres tunelizados continúan siendo la principal vía de acceso aunque cada vez está más extendido la utilización del PICC (catéter central de inserción periférica). 

Octubre 2018

La desnutrición en los pacientes con cáncer avanzado se relaciona con un aumento de las complicaciones en el postoperatorio. Este estudio se realiza en 84 pacientes con cáncer de cólon o recto que fueron sometidos a cirugía para valorar el valor pronóstico de distintas herramientas de valoración nutricional en relación a las complicaciones en el postoperatorio. La relación pérdida de peso e índice de masa corporal grado 3, la valoración global subjetiva generada por el paciente, baja masa muscular y baja masa muscular más disminución de fuerza, fueron factores de riesgo independiente en relación a las complicaciones del postoperatorio. El factor de predicción más potente fue la disminución de la fuerza muscular más la disminución de la fuerza.

En otros tipos de cáncer como el de esófago se ha publicado que la quimioterapia neoadyuvante disminuye la masa muscular esquelética y también que la mayor disminución de masa esquelética se relaciona con mayor mortalidad postoperatoria. Este estudio realizado de forma retrospectiva en una base de datos en 122 pacientes entre 2004 y 2012, tiene como objetivo evaluar si la quimioterapia neoadyuvante en cáncer rectal localmente avanzado produce cambios en la composición corporal y evaluar si los cambios en la composición corporal tiene impacto sobre tiempo de supervivencia sin enfermedad, tiempo de supervivencia sin metástasis a distancia y supervivencia total.

Se realiza una revisión sistémica de distintas herramientas de cribado nutricional para pacientes pediátricos hospitalizados. Se seleccionaron artículos publicados entre 2000 y 2017, se encontraron 110 artículos de los cuales se seleccionaron 19 de alta calidad para realizar la revisión sistematica. Los autores en esta revisión concluyen que la herramienta STRONGkids es la mejor para aplicar en niños hospitalizados puesto que es práctica, de fácil uso y predice con fiabilidad el riesgo de desnutrición.

Estudio prospectivo en 769 hospitalizados en los que se realiza el diagnóstico de desnutrición utilizando el consenso de la ESPEN de 2015. El objetivo del estudio es valorar la asociación entre pérdida de peso y un año de mortalidad. Los pacientes con pérdida crítica de peso (>5% en el mes anterior o >10% en los 6 meses previos), se morían más que los que no perdían peso.  El índice de masa libre de grasa es un valor determinante independientemente del peso del paciente.

En esta revisión se analizan los cambios que se producen en los comportamientos dietéticos tras intervención nutricional en pacientes con enfermedades crónicas. Se seleccionaron artículos entre 2006 y 2015. Se eligieron 15 artículos. Cambios dietéticos significativos se observaron en la mitad de las intervenciones valoradas. Las características de las intervenciones nutricionales y sus resultados en cuanto a la efectividad del cambio de comportamiento dietético no fueron bien documentadas en la mayoría de los estudios. No se encontraron estudios sobre intervenciones nutricionales que promuevan cambios del comportamiento dietético a largo plazo. Los autores concluyen recomendando a las instituciones de salud pública poner en marcha acciones dirigidas al desarrollo y mejoría de los programas de intervención nutricional.

En esta guía se hace una actualización de la primera definición realizada por el  grupo de trabajo europeo de Sarcopenia (EWGSOP), teniendo en cuenta los nuevos estudios realizados en esta década y los resultados obtenidos. En esta actualización, la fuerza muscular es la llave para la detección de sarcopenia, se hace una puesta al día del algoritmo diagnóstico para la confirmación y severidad de la sarcopenia y se dan nuevos puntos de corte para las variables que identifican y caracterizan la sarcopenia.

Septiembre 2018

Se llevó a cabo una revisión de la literatura hasta junio de 2016 sobre los costes económicos de la desnutrición y el análisis de costes del tratamiento nutricional, priorizando las revisiones sistemáticas, los metaanálisis y los ensayos clínicos aleatorizados. Se identificaron 31 publicaciones, 15 sobre los costes de la desnutrición relacionada con la enfermedad y 16 de análisis de costes del tratamiento. La desnutrición relacionada con la enfermedad incrementa los costes sanitarios por una mayor estancia hospitalaria, mayor incidencia de complicaciones infecciosas y no infecciosas, mayor necesidad de tratamientos, incremento de los reingresos, estancias más prolongadas en unidades de cuidados intensivos y/o la necesidad de derivación al alta a centros de continuación de cuidados. Las publicaciones evaluadas sobre el tratamiento mediante suplementos nutricionales orales sugieren que los suplementos nutricionales orales son coste-efectivos y coste-útiles tanto en pacientes ambulatorios como en pacientes hospitalizados. Conclusiones: la desnutrición relacionada con la enfermedad produce un incremento de los costes sanitarios que podría minimizarse, entre otras formas, mediante un diagnóstico y tratamiento precoz de la misma, para lo cual los suplementos nutricionales orales constituyen una herramienta coste-eficaz y coste-útil.

Publicación simultánea en JPEN y Clinical Nutrition el mismo día de la presentación en el congreso ESPEN celebrado en Madrid de los nuevos criterios diagnósticos de malnutrición. Varias sociedades internacionales dedicadas a Nutrición Clinica (ESPEN, ASPEN, PENSA y FELANPE) se han unido en Global Leadership Initiative on Malnutrition (GLIM) y llegado a un consenso de diagnóstico en 2 pasos, el primero el cribado para identificar riesdo de desnutrición mediante cualquier herramienta validada, y el segundo para diagnóstico y valoración de la gravedad de la desnutrición utilizando criterios fenotípicos y etiológicos.

Publicación simultánea en JPEN y Clinical Nutrition el mismo día de la presentación en el congreso ESPEN celebrado en Madrid de los nuevos criterios diagnósticos de malnutrición. Varias sociedades internacionales dedicadas a Nutrición Clinica (ESPEN, ASPEN, PENSA y FELANPE) se han unido en Global Leadership Initiative on Malnutrition (GLIM) y llegado a un consenso de diagnóstico en 2 pasos, el primero el cribado para identificar riesdo de desnutrición mediante cualquier herramienta validada, y el segundo para diagnóstico y valoración de la gravedad de la desnutrición.

Revisión sistemática que valora la asociación del aporte de energía o proteínas en pacientes críticos en los cambios en masa muscular, sin encontrar clara asociación. La gran heterogeneidad en los métodos de medición y en los tratamientos se relaciona con la falta de resultados, por lo que los autores proponen más y mejores estudios en este campo.

Metaanálisis que incluyó 8 estudios y 727 pacientes. Comparando nutrición enterla precoz vs tardía, las odds ratio fueron were 0.56 (95% CI 0.23 –1.34) para mortalidad, 0.40 (95% CI 0.20–0.79) para fallo multiorgánico, 0.57 (95% CI 0.23–1.42) para complicaciones infecciosas, 0.45 (95% CI 0.17–1.21) para efectos adversos, y 0.83 (95% CI 0.59–1.18) para infecciones peripancreáticas. En el subgrupo de pancreatitis grave, se redujo fallo multiorgánico (OR 0.30; 95% CI 0.09–0.96) e infecciones peripancreáticas (OR 0.51, 95% CI 0.29–0.88), mientras  que la nutricion precoz no demostró beneficios en pancreatitis leve a moderada.

Los autores recogen de forma retrospectiva los datos sobre úlceras por presión de 2010-2015 en Queensland, para evaluar relación con IMC y malnutrición. La prevalencia fue 6,9% de pacientes hospitalizados, significativamente mayor en obesos mórbidos (12%) y en individuos con bajo peso (12,7%). Tras ajustar por factores de  confusión, los obesos mórbidos tenían un riesgo 3 veces superior, y si además tenían desnutrición su riesgo se multiplicaba por 11.

Estudio español retrospectivo que propone el índice Proteina C reactiva/albúmina al inicio del tratamiento nutricional cono pronóstico de  exitus (OR 1.85; CI 95%: 1.00–3.45), infección (OR 2.15; CI 95%: 1.22–3.80), sepsis (OR 2.82; CI 95%: 1.69–4.70) y fallo hepático (OR 2.66; CI 95%: 1.55–4.58). CRP/prealbumina fue predictor de sepsis (OR 2.21; CI 95%: 1.34–3.64) y fallo hepático (OR 2.04; CI 95%: 1.17–3.53); ambos índices predicen duración de nutrición parenteral, días de estancia en UCI y días de ventilación mecánica.

Agosto 2018

Las guías de tratamiento para la diabetes siguen sin establecer unas directrices concretas sobre cuál es la dieta más adecuada. El artículo recoge una revisión sistemática de estudios controlados (n= 2161) que comparan los efectos de una dieta baja en carbohidratos (<40% contenido calórico) con una dieta baja en grasa (<30%) seguida durante 4 semanas en pacientes con diabetes tipo 2. Los hallazgos muestran un perfil favorable de respuesta glucémica en los pacientes que siguieron la dieta baja en carbohidratos, aunque la trascendencia clínica de estos hallazgos está por descubrir.

La insuficiencia en vitamina D se ha descrito hasta en un 50% de pacientes en situación crítica y se ha asociado con un aumento de la mortalidad y estancia en las UCIs. No está claro sin embargo el beneficio de la suplementación en este tipo de pacientes.

Este meta-análisis que selecciona 6 ensayos randomizados con 695 pacientes analiza la respuesta de distintos parámetros clínicos a la administración de vitamina D, no encontrando diferencias estadísticamente entre los grupos.

Esta revisión sistemática investiga la correlación entre los requerimientos energéticos estimados por las diferentes ecuaciones utilizadas en niños con las medidas que proporciona la calorimetría indirecta. A pesar de que la administración adecuada de energía es un factor pronóstico, las fórmulas son inexactas: la ecuación de Harris–Benedict sobreestima los requerimientos, mientras las ecuaciones Schofield y las tablas de gasto energético Talbot son las más exactas.

La hiperglucemia de estrés es muy frecuente en los pacientes críticos. Ensayo randomizado comparando la respuesta glucémica de una fórmula enteral baja en carbohidratos (Glucerna 1.5) con una fórmula estándar con misma aporte de proteínas en 107 pacientes. Los requerimientos de insulina fueron menores en el grupo de la fórmula baja en carbohidratos así como una tendencia a una menor glucemia media.

El artículo revisa los beneficios cardiovasculares de diferentes alimentos: derivados lácteos, azúcares añadidos, legumbres, café, bebidas alcohólicas, bebidas energéticas, setas, bebidas fermentadas, algas, ácidos grasos omega-3 y vitamina B12. Muy útil como puesta al día basada en las últimas publicaciones para poder responder a la demanda de información de pacientes cada vez más informados y el aumento exponencial de consumo de suplementos nutricionales y su implicación en la clínica.

Este documento de consenso (exhaustivo y basado en la evidencia científica), intenta poner luz sobre la seguridad y beneficios del uso de edulcorantes en alimentos y bebidas. Las conclusiones más importantes del documento son: las agencias reguladoras los han declarado totalmente aptos para el consumo humano y son probablemente de los nutrientes más sometidos a estudios de seguridad alimentaria; su uso en dietas estructuradas ocasiona una discreta  pérdida ponderal; puede mejorar el control glucémico en pacientes diabéticos, y tiene beneficios sobre la salud buco-dental cuando sustituye al uso de azúcares.

Julio 2018

Artículo de revisión que resume la evidencia y opinión de expertos sobre las complicaciones de la cirugía bariátrica a muy largo plazo, tales como complicaciones neurológicas, psicológicas, fracturas óseas, insuficiente pérdida de peso o reganancia. Aconseja sobre la necesidad de planificación de tratamiento y cuidados nutricionales a muy largo plazo.

Este artículo hace una puesta al día y una revisión del diagnóstico evaluación y tratamiento de la caquexia. Se propone la necesidad de llegar a una guía de consenso y se analizan cuáles son los elementos que impiden este estándar de consenso.

Se estudian 121 pacientes con EPOC ingresados estimando la prevalencia de desnutrición según los criterios de la ESPEN 2015 y su relación con la severidad de la enfermedad, tiempo de estancia hospitalaria, readmisiones y mortalidad. Este estudio sugiere que la disminución de FFMI puede ser utilizado como criterio de desnutrición en pacientes con EPOC independientemente de la pérdida de peso. Aunque también en el estudio la pérdida de peso fue la única variable que se relacionó con la mortalidad.

Estudio realizado en 186 pacientes mayores de 70 años, con disfagia, en 62 de ellos se realizó una intervención consistente en espesar líquidos y modificar textura de alimentos, añadir suplementos calórico proteicos y mejorar la higiene oral y cada uno de los pacientes de la intervención tenía dos controles teniendo en cuenta edad, sexo, funcionalidad, comorbilidades e índice de masa corporal, donde no se realizó la práctica clínica habitual. En el grupo de intervención mejoró el estado nutricional y la funcionalidad, disminuyeron las readmisiones, infecciones respiratorias y la mortalidad a 6 meses. Los autores plantean que esta puede ser una intervención coste efectiva en pacientes mayores con disfagia ingresados por un episodio agudo.

Estudio restrospetivo observacional en 585 pacientes con demencia severa realizado entre 2010 y 2015, a  los que se trató con nutrición enteral domiciliaria. No hubo diferencias significativas en la tasa de complicaciones mecánicas, gastrointestinales, metabólicas y la tasa de supervivencia entre pacientes con y sin demencia avanzada.

Estos resultados, según los autores, nos llevan a poder plantearnos la indicación de la NE en pacientes con demencia avanzada, en contra de lo que recomiendan las guías internacionales y europeas.

Estudio restrospectivo en 61 pacientes (32 hombres y 29 mujeres) sometidos a pancreaticoduodenectomía como tratamiento quirúrgico electivo de cáncer pancreático localizado. Un 26,2 pacientes estaban sarcopénicos considerando el 4º cuartil bajo de masa muscular medida según área transversal de músculo psoas a nivel L3 superior. Los pacientes sarcopénicos mostraron mayor retraso del vaciado gástrico (=R: 6.042). Los autores proponen que el hallazgo tan consistente de este estudio puede conducir a tratar la sarcopenia preoperatoriamente en estos pacientes para evitar las complicaciones del vaciado gástrico.

Los programas ERAS tratan de mejorar la recuperación de los pacientes en el postoperatorio. Un aspecto central de los cuidados perioperatorios para este objetivo es el tratamiento nutricional (cribado nutricional, sobrecarga de carbohidratos en el preoperatorio, ingesta precoz en el postoperatorio y movilización temprana). Este estudio fue realizado en 6 hospitales canadienses entre 2013 y 2017. Se recogieron datos de cumplimiento del tratamiento nutricional y de la estancia hospitalaria y complicaciones postoperatorio en paciente en etapa preimplantación de programa ERAS (483) y post implantación ERAS(3536). La implantación del ERAS impactó positivamente en todos los cuidados y tratamiento nutricional. El riesgo de desnutrición detectado en el cribado nutricional se relacionó negativamente con el cumplimiento del protocolo ERAS y mas días de estancia hospitalaria. El no cumplimiento del protocolo ERAS se relacionó con mas complicaciones postoperatorias.

Este metaanálisis hace una revisión sobre el rol de la ingesta de proteínas en exceso y la salud renal. Se incluyeron estudios, de ellos sólo 8 fueron considerados de calidad media. La mayoría también se realizaron a corto plazo, sólo había 2 estudios de cohortes a largo plazo. Según la evidencia de esta revisión el aumento del consumo de proteínas por encima de las RDA no afecta los valores de tensión arterial. Y al menos en el corto plazo el aumento de la ingesta proteica por encima de las DRA, pero dentro del rango DRI es consistente con mantener adecuada la función renal en individuos sanos.

 Junio 2018

Revisión sobre los aspectos clave de la respuesta catabólica en pacientes críticos. Es conocido que la enfermedad crítica ocasiona un incremento en el gasto energético basal, pero alcanzar estos requerimientos calóricos no debiera ser un problema infranqueable. El primer foco en el tratamiento nutricional de estos pacientes debiera de estar en la pérdida neta de proteína y el aumento en sus aportes puede mejorar, aunque no revertir totalmente la situación debido a la resistencia anabólica. El exceso de calorías no-proteicas en esta situación no mejora el anabolismo y a cambio puede ser perjudicial, con riesgo de esteatosis hepática o exceso de producción de CO2. La reversibilidad de la respuesta catabólica requiere combinar un soporte nutricional razonable con un adecuado manejo metabólico, que puede incorporar tratamiento farmacológico con propranolol, insulina o testosterona.

Revisión sistemática que trata de valorar la prevalencia de sarcopenia antes de tratamiento antineoplásico y su valor predictivo durante el mismo. Se realizó una búsqueda  en MEDLINE vía PubMed de artículos entre 2008-2016 que detectó 35 artículos con 6894 participantes en los estudios. La detección de sarcopenia previa al tratamiento fue especialmente elevada en cáncer de esófago y pulmón y se asoció significativamente con complicaciones postoperatorias, toxicidad de la quimioterapia y peor supervivencia.

El grupo de trabajo ESCEO resume en este artículo sus conclusiones tras una reunión celebrada en Diciembre de 2016 sobre la relación entre nutrición y masa muscular, fuerza y función, destacando su papel en la prevención y manejo de la sarcopenia. El grupo subraya la importancia de los hábitos dietéticos más saludables y revisa la implicación de la ingesta proteica, vitamina D, ácidos grasos poliinsaturados y antioxidantes. En particular, enfatiza el papel de la proteína y la actividad física como estímulos claves en el anabolismo proteico.

Interesante revisión que proporciona un abordaje histórico de la definición de malnutrición y su evolución, desde dos siglos AC hasta el momento actual, con los problemas de no disponer de una definición clara y universalmente aceptada.

En los últimos años, cada vez está más aceptada la propuesta de un tratamiento nutricional hipocalórico hiperproteico en los pacientes críticos con obesidad. El Prof. Hoffer debate sobre la conveniencia de este abordaje también en los pacientes no obesos, con un aporte proteico de 1,5-2,5 g/kg/d y bajo en energía (70% de gasto energético o alrededor de 15 kcal/kg/d), lo que proporcionaría suficiente proteína sin riesgos de sobrealimentación.

Estudio multicéntrico realizado en 34 hospitales públicos griegos evaluando riesgo nutricional al ingreso con 3 herramientas: MUST, MNA -SF y NRS 2002. Se incluyeron 2970 pacientes y se detectó riesgo de DRE en 25.3% con NRS‐2002, 22.9% con MUST, y 60.5% con MNA‐SF. La mayor prevalencia se detectó en pacientes  oncológicos.

Estudio observacional de cohortes prospectivas realizado en 4 hospitales colombianos en pacientes con patología cardiológica o respiratoria. Se utilizó Malnutrition Screening Tool (MST) como método de detección de riesgo nutricional. Se incluyeron 800 pacientes y MST fue positivo en 24,62%. En un análisis multivariante ajustando por edad, sexo, nivel de estudios, diagnóstico de ingreso y comorbilidad, el riesgo nutricional se asoció a mayor estancia media (1.43 ± 0.61) y mortalidad intrahospitalaria (odds ratio, 2.39) y global (odds ratio, 2.52), así como un incremento relativo de 30,13% en el coste medio asociado con la hospitalización.

El Sistema Extremeño de Salud ha incluido el cribado nutricional como único paso para luchar contra la DRE. Se realiza una evaluación de los resultados obtenidos por esta estrategia. Estudio de concordancia en condiciones de práctica clínica habitual estudiando los siguientes indicadores: tasa de cribado nutricional, tasa de diagnósticos nutricionales codificados, tasa de pacientes con valoración del estado nutricional (VEN), tasa de pacientes con cálculo de requerimientos en función de la situación clínica y el estado nutricional, tasa de pacientes con cumplimiento de requerimientos calóricos y proteicos estimados, tasa de pacientes con peso al ingreso, tasa de pacientes con talla al ingreso, tasa de pacientes con peso al alta, tasa de pacientes derivados a la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética (UNCYD). Se comparan con los datos obtenidos por el programa de lucha contra la desnutrición en Holanda, que se utilizaron como estándares. La tasa de cribado nutricional ascendió al 20,5% (IC 95 : 18,00-21,00%). La tasa de codificación y de valoración del estado nutricional al ingreso fue del 13%. El peso se determinó en el 16,5% de los pacientes al ingreso y en el 20% al alta (mismo resultado para talla). En el 30% se realizó un cálculo de requerimientos, que no fue prácticamente monitorizado (4 de 30 pacientes). Solo el 15% de los pacientes fueron derivados a la UNCYD. Todos los indicadores obtuvieron valores significativamente inferiores a los estándares (p < 0,05), con valores de κ que en todo caso fueron inferiores a 0,2. El análisis ofreció resultados peores tras suprimir los pacientes atendidos por la UNCYD. Conclusiones: Una estrategia integral de detección y tratamiento de desnutrición propuesta por el Sistema Extremeño de Salud basada solamente en un cribado nutricional es ineficiente en este hospital.

Estudio prospectivo realizado en una planta quirúrgica. Se realizó el Malnutrition Universal Screening Tool (MUST) al ingreso y semanalmente, hasta el alta hospitalaria, a todos los pacientes. Cuando fue necesario, se realizó valoración e intervención nutricional así como codificación al alta de los diagnósticos y procedimientos nutricionales. En un 15,6% de pacientes, el MUST detectó riesgo de desnutrición (≥ 2 puntos). Los pacientes con desnutrición al ingreso (DI) presentaron una estancia hospitalaria (EH) cuatro días superior y mayor tasa de mortalidad y de reingresos urgentes (2,4 y 2,0 veces, respectivamente), un año después del alta hospitalaria. La edad y el ingreso urgente fueron los factores asociados a mayor tasa de mortalidad anual. Un 9% de los pacientes con MUST < 2 inicial sufrieron un deterioro del estado nutricional (DEN) durante el ingreso. Estos pacientes, tuvieron mayor EH (siete días) a igualdad de comorbilidad. Considerando los costes relacionados con la EH, en los pacientes que presentaron DI o DEN se observó un sobrecoste del 57% y el 145%, respectivamente. Conclusión: los pacientes con DI presentaron mayor EH y tasa de mortalidad y de reingresos urgentes un año después del alta hospitalaria. Los pacientes con DI o DEN ocasionan un sobrecoste económico. El cribado nutricional es indispensable para el manejo y la detección precoz de la DRE.

Mayo 2018

Muchas de las guías alimentarias recomiendan limitar el consumo de huevos y colesterol en los pacientes diabéticos. En el estudio DIABEGG, 128  adultos con diabetes tipo 2 e IMC  ≥25 kg/m2 fueron aleatorizados a una dieta saludable para bajar de peso fuese alta o baja en huevos. Los del grupo con alta ingesta de huevo recibieron indicaciones para comer 2 huevos/día durante el desayuno, mientras que al grupo con baja ingesta de huevo se le instruyó para que comiera menos de 2 huevos/semana. No hubo diferencias en la pérdida de peso ni en los diferentes parámetros metabólicos estudiados.

Estos hallazgos indican que es inocuo que las personas con diabetes tipo 2 y las que padecen diabetes de tipo 2 incluyan en su dieta con regularidad huevos, una fuente de alimento aceptable y cómoda.

Es conocida la influencia que está ejerciendo la polimedicación con la epidemia de obesidad. En este estudio de cohortes en el Reino Unido se relaciona la prescripción de antidepresivos con el aumento de ≥5% de peso corporal o la transición de sobrepeso a obesidad. 17 803 (13.0%) hombres y 35 307 (22.4%) mujeres con una edad media de 51.5 años. La población tratada con antidepresivos experimenta respecto a la población no tratada un significativo aumento de peso y transición de sobrepeso a obesidad que se mantiene a los 6 años de haber comenzado la prescripción. Este riesgo debe tenerse en cuenta cuando se prescriban este tipo de medicamentos.

A pesar de que los factores socioeconómicos influyen en la elección de alimentos, no existen datos sobre la población española. El estudio ANIBES analiza mediante un recordatorio dietético de 3 días la ingesta de alimentos y bebidas. Se analizó como podían influir las áreas geográficas en las diferencias de consumos, dividiendo en grupos por edades.  En niños y adolescentes de la zona este de España, el consumo de bebidas no alcohólicas fue mayor que en la zona noroeste. En los adultos el consumo de azúcar y dulces fue mayor en el noroeste que en el sur, y los ancianos del área centro norte  consumen más huevos que en el noreste. Los adultos residentes en zonas rurales consumen más grasas y aceites que los residentes en zonas de mayor densidad geográfica. Las diferencias en ingestas no son muy importantes según las áreas geográficas, y posiblemente existen otros factores socio-económicos que pueden tener más impacto.

Cookies en alianzamasnutridos.es
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haz clic aquí Cerrar